El sastre

El Sastre

Con cuidado para que no se le cayeran los alfileres, continuó con el pulso firme hasta la última costura. La boca ya estaba lista, así que ahora daba lo mismo si se despertaba. Le sería imposible gritar.

 

Ilustración por Catalina Fuentes

Anuncios
El sastre

8 comentarios en “El sastre

    1. Mira las casualidades del destino; nunca hubiera imaginado que un ratón bloguero leería uno de mis microcuentos.
      Gracias por la visita y el comentario, lo aprecio mucho.

  1. Me gustaría poder enhebrar una aguja en ocasiones y poder coser bocas con “lenguas viperinas”, no es que yo sea santa, pero hay quienes necesitan tal maniobra… Ups, Dan, disculpa mi arrebato.
    Me gustó mucho tu Sastre.
    Espero tengas una excelente noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s