Cuando da igual

Que el soldado muerto en batalla no se queja con el fusil ni con la munición, si no con su deficiente puntería. Será que el patriotismo, el orgullo en medida venenosa y sin dirección congruente, ha diezmado hasta la última gota de buen criterio, y al adivinarse superado por la hueste enemiga el escape se le antoja un acto de lo más vil.

Cuestión de honor, le dicen. Morir con las botas puestas.

Anuncios
Cuando da igual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s